Seguidores

viernes, 17 de octubre de 2014

Ciclo Tim Burton: La gran aventura de Pee-Wee (1985)




A pesar de sus primeros trabajos se remontan a finales de los 70, hubo que esperar hasta 1985 para que Tim Burton pudiera estrenar su primer largometraje: La gran aventura de Pee-Wee. En este primer trabajo, que no es de los más sobresalientes del director, ya apreciamos algunas de las contantes de la filmografía de Tim Burton como la música de Danny Elfman o el personaje protagonista especialmente peculiar.



Pee-Wee Herman (Paul Reubens) tiene una pertenencia muy especial: su bicicleta. Pee-Wee está tan orgulloso de su bici que acaba de comprar una bocina nueva pero, cuando sale de la tienda, se da cuenta de que se la han robado. Desde ese momento, Pee-Wee sólo tendrá un objetivo: recuperar su adorada bicicleta, cueste lo que cueste.


La gran aventura de Pee-Wee es una comedia de aventuras cuyo mayor atractivo es Pee-Wee. Además de por ser el debut de Tim Burton, esta película merece ser recordada por tener uno de los protagonistas más bizarros de toda la historia del cine, Pee-Wee Herman. Pee-Wee es un hombre muy infantil, de aspecto naif y tremendamente cargante. La verdad es que este personaje no es para todos los paladares y es muy posible que acabéis muy hartitos de él pero como le cojáis el punto os lo vais a pasar pipa con él. A mí me produce bastante ternura este personaje y él y su historia me parecen un preludio del Edward Bloom de Big Fish, sobre el todo por el hecho de que Pee-Wee, durante su periplo en busca de su bicicleta, se va a encontrar con todo tipo de personajes a cada cual más peculiar, al igual que pasa en Big Fish. El personaje de Pee-Wee fue creado por el mismo Paul Reuben y fue de especial relevancia en los 80 gracias a esta película y a varios shows televisivos

Estéticamente, no es una película muy burtoniana. Está claro que los elementos que luego conformarán el que podríamos denominar sello Burton ya están ahí (sólo hay que ver los sueños de Pee-Wee) pero es mucho más luminosa de lo que suelen ser las películas posteriores de Burton y, excepto la parte que se desarrolla en la casa de Pee-Wee, no hay muchas semejanzas estilísticas con las obras siguientes. El que sí que está es Danny Elfman, quien en esta película inició una fructífera relación con Tim Burton que, aún hoy, continúa vigente. La partitura de esta película no es nada del otro mundo pero ya anuncia los sonidos que tan habituales serán para los fans del cine de Burton.

A mí La gran aventura de Pee-Wee es una película que, sin ser la mejor de Burton, me parece lo suficientemente divertida y estimulante como para verla. Como os digo, el personaje de Pee-Wee es de los que adoras o detestas así que, si pasada media hora de la película os ponéis de mal humor cada vez que le oís reír, es casi mejor que dejéis de verla. En mi ranking particular de películas de Tim Burton, está cinta ocupa el puesto 13.

PD: Entre los cameos que os encontraréis en esta película están los de Cassandra Peterson, Morgan Fairchild o James Brolin.

No hay comentarios:

Publicar un comentario