Seguidores

domingo, 5 de enero de 2014

Man Made Monster (George Waggner, 1941)


Ya os he hablado en otras ocasiones de L'ATELIER 13 , esa maravillosa selección de películas conocidas (y valoradas) por todo fan de la Serie B. Destacan por el mimo con el que presentan las ediciones (con libretos de lo más interesantes escritos por verdaderos entendidos en la materia) y porque es casi la única manera de encontrar estas películas de manera legal. No siempre lo comento, pero muchas de las películas de las que hablo en este blog han llegado a mi a través de L'ATELIER 13. Como digo, sería muy dificil encontrarlas de otra manera y por eso hay muchos de sus títulos en mi colección personal.

Hace un par de años, en una de mis habituales búsquedas de material nuevo, me encontré con una joya de esas que sabes que hay que tener sí o sí. Era un pack llamado Lionel Atwill: El Doctor X- Un sádico en Hollywood.

Para los que no lo conozcáis, Lionel Atwill es un nombre esencial en el cine de terror de los años 30-40, si repasamos su filmografía nos lo encontramos en títulos tan emblemáticos como Doctor X, Los Crímenes del Museo, La Marca del Vampiro, El Hijo de Frankenstein o La Mansión de Drácula. Atwill se especializará en el papel de Mad Doctor, imprimiéndole a sus interpretaciones una maldad y crueldad pocas veces vista. Prometo más adelante dedicar una entrada a la vida, obra y milagros de Mr. Atwill porque hoy es el turno de Man Made Monster, una de las películas del pack del que os he hablado.


Lo reconozco, hasta que no tuve este pack en mis manos, no conocía esta película. La verdad es que me queda mucho por aprender y por descubrir y eso, en cierto modo, me alegra porque es divertido seguir descubriendo novedades provenientes del cine de la primera mitad del siglo XX. La verdad es que esta película tiene varios puntos a su favor para sobresalir por encima del resto. Por un lado, dirige George Waggner, quien ese mismo año dirigiría El Hombre Lobo. Por otro, tenemos el estreno de Lon Chaney Jr. como actor de terror en la Universal y finalmente, a Lionel Atwill en su papel característico.


Un autobus choca contra una torre de alta tensión y todos los pasajeros mueren, con la única excepción de Dan McCormick (Lon Chaney Jr). Aparentemente, Dan es inmune a la electricidad porque se gana la vida como hombre eléctrico en un circo. El Dr. John Lawrence (Samuel S. Hinds), muy interesado en el caso, pide a Dan que se mude a su casa para poder determinar el porqué de su inmunidad. El problema es que el ayudante del Dr. Lawrence, Dr. Paul Rigas (Lionel Atwill) tiene la teoría de que la electricidad puede llegar a convertirse en una fuerza vital para la creación de super hombres y cree que Dan es el especimen más adecuado para comprobarlo...


La influencia de la historia de Frankenstein en esta película es innegable: un científico dispuesto a traspasar todos los límites moralmente aceptables, el uso de la electricidad, una criatura de fuerza sobrehumana que obedece las órdenes de su amo y, finalmente, la tragedia. Lon Chaney Jr. y Lionel Atwill cumplen con lo que se espera de ellos. Chaney nos ofrece una bestia atormentada, que mata y no puede evitarlo pero que conserva la pizca de humanidad suficiente para volverse contra su creador cuando se da cuenta de que no está bien lo que hace, y Atwill da el do de pecho como mad doctor, despiadado y cruel; el conocimiento y la ciencia están por encima de todo y el fin justifica los medios.


Voy a recomendarla porque tiene buen ritmo y se ve con interés (dura una hora), porque tiene un buen reparto y porque me ha hecho mucha gracia que el mad doctor pretendíese que la manera de alimentar a un ser humano fuese con electricidad. Con el precio que tiene la luz, eso es maldad y lo demás cuentos chinos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario