Seguidores

domingo, 5 de enero de 2014

Gorgo (Eugène Lourié, 1961)


Como mis lectores habituales ya saben, poco me gusta más que un buen monstruo y cuanto más grande y feo, mejor. De monstruos grandes y feos saben mucho en Japón y, por eso, de allí nos ha venido el kaiju más famoso de todo los tiempos, Godzilla. Algún día tendré que meterme a fondo con Godzilla, Gamera, Mothra y demás familia porque, hasta la fecha, he visto películas sueltas pero como va a ser una títánica tarea he decidido empezar por la respuesta británica a todos esos bicharracos que venían del país del sol naciente: Gorgo.


La erupción de un volcán en la costa irlandesa trae consigo una serie de movimientos téctonicos que desembocan en la aparición de una terrorífica criatura prehistórica que mide 20 metros. Unos cazatesoros la capturan y la venden a un circo londinense que la exhibe previo pago. Lo que no tardarán en descubrir es que la criatura es tan sólo una cría y que su madre ya está en camino para recuperarla...

Gorgo es un bodriete simpático, sin más. Las actuaciones son para olvidar (pero por completo) y la criatura no aporta nada nuevo ya que es del tipo dinosaurio bípedo con muy mala leche ya visto en repetidas ocasiones. Es una monster movie de libro, siendo las partes más "espectaculares" la primera aparición de la bestia y la destrucción de Londres a manos de la madre, donde el cartón piedra luce que da gusto. La escasez de medios se hace patente en la utilización de metraje militar previamente rodado. Canta por bulerías cada vez que aparece pero se conoce que había que economizar por narices.

Mi conclusión: me esperaba algo más. A los mandos de esta cosa estaba Eugène Lourié, director especializado en serie B que debutó con un título tan interesante como es El Monstruo de los Tiempos Remotos  y que, además, fue un renombrado director artístico y diseñador de producción que trabajó en títulos tan importantes como La Gran Ilusión (Jean Renoir), Candilejas (Charles Chaplin) o Corredor sin Retorno (Samuel Fuller). Tampoco debió quedar muy conforme con ella el propio Lourié ya que Gorgo fue la última película que dirigió. Visto lo visto, sabía elección.


No os va a hacer daño verla, pero seguro que tenéis en casa cosas más interesantes pendientes de visionado...ya me entendéis...



No hay comentarios:

Publicar un comentario