Seguidores

martes, 31 de diciembre de 2013

It Came from Beneath the Sea (Robert Gordon, 1955)



Son muchas las personalidades relacionadas con el mundo del cine que nos han dejado este año que se nos va. Pero si hay una pérdida que yo he sentido especialmente fue la muerte de Ray Harryhausen. Los amantes de la ciencia-ficción nos quedamos un poco huérfanos cuando el 7 de mayo de este año se nos fue el gran maestro.

Ray Harryhausen fue un maestro de los efectos especiales que escribió su nombre con letras doradas en la historia del cine gracias a su trabajos en El Gran Gorila (película con la que ganó su único Oscar), La Tierra contra los Platillos Volantes, Jasón y los Argonautas o Furia de Titanes. Decir Stop-motion es decir Ray Harryhausen y su dominio de la técnica era tan solo comparable a su imaginación, esa que le llevo a crear criaturas tan míticas como las que podemos ver en sus películas.



Hoy he estado un buen rato pensando cual iba a ser la última película que iba a ver este año. No sé vosotros como os organizaréis, pero yo tengo una caja en la que meto las películas que tengo previsto ver en breve (cuando tienes miles de películas en casa de alguna manera tienes que tener localizadas las que quieres ver) así que me puse a rebuscar en la caja, a ver que me encontraba. Apareció, entonces, una maravilla de pack que presenta una selección de películas que contaron con los efectos especiales del gran maestro. Así que, qué mejor manera que acabar el año que con una película de Harryhausen. La elegida ha sido It Came from Beneath de Sea, primera película dirigida por el televisivo Robert Gordon.

http://www.youtube.com/watch?v=0nmOjIUR9kA

La película une dos de las constantes del cine de los 50: los peligros de la radiación y los monstruos. Ya hemos hablado en otras entradas del blog que el miedo a todo lo relacionado con lo nuclear y los efectos de la radiación en los habitantes del planeta son temas recurrentes en el cine de ciencia-ficción de los 50 y esta película no es más que otra de las muchas que podemos encontrar en esta decada. o, mejor dicho, esta no sería más que otra de las muchas películas de temática similar que podríamos encontrar sino fuera por el toque Harryhausen.


Un submarino norteamericano es atacado en el Océano Pacífico. No saben que les ha atacado, sólo saben que es enorme. El comandante del submarino (Kenneth Tobey) se une a una pareja de científicos (Faith Domergue y Donald Curtis) para descubrir la identidad del atacante. La sorpresa es mayúscula cuando los análisis científicos determinan que el atacante es un pulpo gigante que ha abandonado las profundidades marítimas en las que vivía a causa de los experimentos con bombas nucleares que se han hecho en esa zona. También se descubre que el pulpo se ha contaminado con la radiación y de ahí su voracidad desmedida. En un primer momento, la conclusión a la que han llegado los científicos no es tomada en serio pero ante las evidencias tan abrumadoras, el ejercito se prepara para acabar con la bestia.


El momento cumbre de la película se produce cuando el pulpo ataca San Francisco, concretamente la parte en la que la bestia destroza el célebre Golden Gate. A alguno os sonará este escena ¿verdad?. A los que no, poneos alguna tarde tonta la gran Mega shark vs giant octopus y veréis como hay una escena similar con el cefalópodo de turno.


Mención especial para Kenneth Tobey, un habitual de la sci-fi cincuentera con títulos tan importantes como The Thing from Another World o The Beast from 20,000 Fathoms. En sus últimos años tendría apariciones estelares en algunos films de Joe Dante como en Aullidos o Los Gremlins.Aquí nos lo encontramos, una vez más, haciendo de militar, papel que parecía venirle como anillo al dedo ya que fue uno de los más habituales en su filmografía.

Como decía al principio, la película no ofrecería nada que no hayamos visto en otras coetáneas sino fuera por el trabajo de Ray Harryhausen. Lo mejor de la película, es sin duda, las escenas en las que aparece el pulpo gigante, destacando la citada escena de la destrucción del Golden Gate y el siguiente ataque a San Francisco. A destacar la escena del ataque final contra la bestia, espectacular.

2 comentarios:

  1. Sé que a lo mejor me cuelo,pero ahí va la pregunta : ¿Tienes el libro de Carlos Díaz Maroto (Bela) sobre Ray Harryhausen? Yo lo tengo y es precioso,se lo comenté hace menos de un mes (presentación de "Luna Profunda" de Diodati/ángel) y me lo firmó.jeje
    ¡Feliz año!

    ResponderEliminar
  2. Pues no sabía que Bela había sacado un libro sobre Harryhausen, gracias por el apunte :)

    ¡Feliz año!

    ResponderEliminar