Seguidores

miércoles, 4 de febrero de 2015

Críticas a la carrera: Abraham Lincoln, cazador de vampiros (Timur Bekmambetov, 2012)



Ficha técnica:
Título original: Abraham Lincoln: Vampire Hunter
Año: 2012
Director: Timur Bekmambetov
Género: Fantástico.
Sinopsis: Sólo hay que echar un vistazo a los libros de historia para saber porque Abraham Lincoln (Benjamin Walker) fue uno de los Presidentes de Estados Unidos más admirados pero lo que poca gente sabe es que, además de la política, tenía otra ocupación no menos importante: ser cazador de vampiros.



Aciertos: 

-La vuelta de tuerca a la historia. Lo de convertir a un personaje como Abraham Lincoln en Presidente de los EEUU de día y cazador de vampiros de noche, es algo tan bizarro que, de entrada, llama la atención lo suficiente como para tomarse la molestia de echarle un ojo a esta película. Un dato a tener en cuenta es que en los últimos años parece que se ha puesto de moda darle toques paranormales a historias de corte clásico, algo en lo que, por cierto, es un experto Seth Grahame-Smith, quien además de ser guionista de esta película y escritor de la novela homónima en la que se basa ha escrito también Orgullo y Prejuicio y Zombies (cuya adaptación cinematográfica será estrenada en 2015).
-El arranque. Es prometedor, no especialmente brillante pero si nos dan un par de pinceladas que nos hacen creer que vamos a pasar un rato divertido. Toda la parte de la infancia de Abraham Lincoln (Benjamin Walker), su sed de venganza, su encuentro con Henry (Dominic Cooper) y sus primeros pasos como cazador de vampiros tienen dinamismo y unos toques de humor que nos hacen esperar con interés el desarrollo posterior.

Errores:

-Su seriedad. Vamos a ver, una película que se llama Abraham Lincoln, cazador de vampiros no puede ser nunca seria y dejar a un lado el sentido del humor en favor de una innecesaria solemnidad y una encorsetada rigidez. Creo firmemente que esta película es tan mala (para que andarse con medias tintas) porque no tiene humor y porque pretenden darle empaque y realismo a algo que es imposible de aceptar de esa manera. Si en vez de querer ser tan serios, hubieran sido más gamberros, seguro que estaríamos hablando de una joyita bizarra del cine fantástico.
-Los actores. Creo que no existe pero desde aquí invito a los organizadores de los premios Razzie a que creen un premio para el peor reparto y se lo den, con carácter retroactivo, a los que participaron en esta película. Hacía años que no veía a un actor tan “seta” como Benjamin Walker quien, entre la carecterización y su poca expresividad, tiene la misma cara en toda la película. A su lado y con la misma poca fortuna, además del citado Dominic Cooper y la poco interesante Mary Elizabeth Winstead, destacan Marton Csokas y Rufus Sewell, dos actores que suelen ser sinómino de solvencia pero que, esta vez, parecen dejarse llevar por el espíritu del resto y no aportan casi nada.
-Los vampiros. Supongo que con este tema soy un poco intransigente pero no me gustan nada los diseños de vampiros que se pasan de modernos. Yo, que he crecido viendo vampiros del tipo de Bela Lugosi o de Christopher Lee, tengo muchos problemas para aceptar ese tipo de caracterizaciones porque en mi mente la concepción del vampiro siempre es muy clásica. Ya os digo que esto es una cuestión totalmente particular pero también os digo que si la película no hubiera tenido tantos errores, seguramente no le habría dado tanta importancia a este hecho. 

Veredicto: 

Abraham Lincoln, cazador de vampiros es una película aburrida, lenta y pedante. No soporto las películas malas con ínfulas que, aun teniendo el argumento más descerebrado del mundo, pretenden ser serias y ésta, se reviste de tal pomposidad y petulancia que acaba resultando ridícula. Sólo os diría que la vierais como curiosidad pero siempre teniendo en cuenta que vais a ver una película verdaderamente mala.
Como colofón os diré que me ha costado horrores poner algo en la parte positiva del film, de manera que lo más justo hubiera sido decir aciertos, ninguno, errores, todos. Advertidos quedáis.
Nota: 2

PD: el director de este desproposito va a ser el perpetrador del remake de Ben-Hur. Temblad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario