Seguidores

domingo, 17 de agosto de 2014

Guardianes de la Galaxia (James Gunn, 2014)



Seguramente haya pocas personas en el mundo que no hayan visto nunca una película perteneciente al universo cinematográfico de Marvel. Personalmente no he visto todas por una sencilla razón: me aburren. No me voy a meter a valorar si son buenas o malas pero la cuestión es que, lo poco que he visto de este ciclo, no me atrae casi nada. Por eso, cuando anunciaron que iban a iniciar una nueva franquicia enmarcada dentro de este universo, no me entusiasmó en lo más mínimo pero fue empezar a conocer más del nuevo proyecto y darme cuenta de que a lo mejor, esta vez, podría ver algo que me gustara. Y la verdad es que Guardianes de la Galaxia me ha gustado.


Peter Quill (Chris Pratt) es un saqueador espacial al que, una serie de circunstancias de su ajetreada vida, le llevan a asociarse con un grupo de personajes de lo más variopinto: Rocket (Bradley Cooper), un mapache genéticamente modificado, Groot (Vin Diesel), un humanoide con forma de árbol, la peligrosa Gamora (Zoe Saldana) y el vengativo Drax, el destructor (Dave Bautista). Juntos intentarán, desesperadamente, salvar el destino de la galaxia.



Hay dos cosas que me han convencido de Guardianes de la Galaxia va a ser mi franquicia de cabecera del universo Marvel: la nostalgia que destila y su humor gamberro. Lo de la nostalgia se ve desde el primer momento, con el prólogo ambientando en los años 80 y, sobre todo, con la selección musical. Desconozco quién habrá sido el encargado de elegir las canciones que aparecen en la película pero esa selección me ha remitido inmediatamente a la que suele hacer Quentin Tarantino en sus películas. De hecho, la canción Hooked on a Feeling de Blue Swede también pudimos disfrutarla en esa maravilla que es Reservoir Dogs.


Sobre el humor, qué decir. En este tipo de cine de héroes y superhéroes abundan mucho los personajes que van de graciosos pero que no hacen ni pizca de gracia y esta vez los actores hacen gracia de verdad. No es que sean unos bufones ni la película una comedia, pero el halo de gamberros y perdedores que tienen los personajes hacen que conectes con ellos desde el primer momento. La verdad es que la película es fresca en ese sentido porque da la sensación de estar libre de las habituales solemnidades de este género. En ningún momento se nos presenta a los personajes como unos héroes, son unos pringaos (ellos mismos se autodenominan así) que, en el fondo, tienen buen corazón y deciden luchar por lo que creen que es justo.


En general, me parece un buen inicio de saga. Nos dan a conocer lo justo de los personajes como para que nos interese su devenir en esta entrega pero, también, como para que queramos saber más de ellos en siguientes películas. Creo que Guardianes de la Galaxia mezcla de manera inteligente humor, acción y personajes carismáticos y, por ello, va a tener buena acogida entre los que estamos un poco hartos de ver más en lo mismo en este tipo de películas. Qué cuenten conmigo para la segunda parte.

No hay comentarios:

Publicar un comentario