Seguidores

lunes, 11 de noviembre de 2013

Cry of the werewolf (Henry Levin, 1944)




El único motivo por el que esta película debe tener un lugar en la historia del cine es por ser el primer ejemplo que conservamos de película de género en el que el licántropo es mujer. Digo conservamos porque ya había una loba humana en The Werewolf , aquel film perdido de 1913 del que ya hablamos en entradas anteriores. Si dejamos de lado este punto innovador, esta película pasaría sin pena ni gloria (excepto para fans del mito y cinéfagos varios) ya que es un auténtico despropósito que no tiene ni pies ni cabeza.


Un doctor que está investigando la vida de Marie Latour (una supuesta mujer lobo) muere cuando está a punto de hacer un importante descubrimiento. Su hijo y la novia de éste iniciarán una investigación para descubrir la verdad en el transcurso de la cual conocerán a la misteriosa princesa gitana Celeste (Nina Foch).



La pena es que podría haber salido algo interesante de todo esto, pero, lamentablemente, no hay por donde coger la película a causa de un guión que hace aguas por todas partes. No hay dramatismo ni tensión ninguna, no se profundiza en nada y todo queda en el aire. Supongo que el hecho de que la película dure poco más de 60 minutos pueda influir pero que menos que darle un poco de sentido a la trama incluso aunque sea una película tan corta.  

Al guión podemos echarle la culpa de la inconsistencia de la película pero la falta de medios es tan evidente que no llega ni al nivel de “cutre”, y es que, para hacer creíble una transformación de humano a animal únicamente mediante sombras, hay que ser tan grande como Jacques Tourneur  y no es el caso. 


El principal problema de esta película es, en general, el uso de la sutilidad mal entendida. En vez de enseñar, el director pretende dejar a nuestra imaginación muchas cosas, tanto visual como narrativamente, y el problema es que no demuestra ninguna destreza por su parte para poder conseguir algo mínimamente sugerente.


Por destacar algo, tiene su interés todo lo relacionado con la historia de los gitanos y sus curiosas costumbres y la actuación de Nina Foch, que con su aire de diva divina le da un cierto toque de glamour a una película que carece por completo de él.





2 comentarios:

  1. Como en estos tiempos, había buenas y malas películas, según la criticas que das la peli sirve mas por su antigüedad, como reliquia que como arte en si, saludos amiga

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ahí le has dado, amiga. Sólo es recomendable para amantes del tema de la licantropía o para nostágicos.
      Saludos

      Eliminar