Seguidores

jueves, 15 de enero de 2015

The Imitation Game (Morten Tyldum, 2014)



Si hay un actor que está de actualidad en los últimos años ese es Benedict Cumberbatch, quien gracias a su trabajo en la serie de televisión Sherlock, ha pasado de ser un actor británico más a ser una de las estrellas de cine del momento. Benedict Cumberbatch tiene talento y tiene  fama, entonces ¿qué le falta? Muy sencillo, le falta algo que, aunque lo nieguen, todos quieren tener: premios. Sólo el tiempo dirá si consigue alguno pero, gracias a su papel en The Imitation Game, ya está más cerca de lograrlo.


Alan Turing fue un matemático británico cuya fama se debe a haber sido capaz de descifrar una serie de códigos secretos nazis contenidos en una máquina llamada Enigma. Esta película es su historia, una historia de lucha, de confianza y, también, de intolerancia.



The Imitation Game es un biopic del matemático Alan Turing (1912-1954) que se centra en el personaje dejando a un lado sus logros. No son pocas las críticas que he leído que consideran este hecho un error pero, para mí, es un acierto. Me explico. No cabe duda de que los logros de Alan Turing son enormes, tanto que nuestra sociedad, tal y como la vivimos y entendemos actualmente, no existiría sin sus descubrimientos. La cuestión es que Alan Turing es un gran desconocido y, a día de hoy, mucha gente ignora todo lo que le debemos a ese hombre. Por eso, he leído unas cuantas críticas que, muy sabiamente, dicen que la película tendría que haberse enfocado de otra manera para rendir homenaje al trabajo de Turing. Y quizá tengan razón, pero el problema es que necesitamos conocerle a él para comprender porque su trabajo ha pasado tan inadvertido.


Y es que ciertos rasgos de Turing , concretamente, sus inclinaciones sexuales, fueron clave a la hora de echar tierra sobre sus hallazgos. Que nadie se tire de los pelos, porque no estoy revelando ningún spoiler, ya que sólo hay que ir a los libros de historia para saber que este genio era homosexual y que esta homosexualidad fue determinante para que su carrera, y su vida, terminaran de la manera que acabaron. Y por eso, porque me parece totalmente injusto que hasta 1967 en el Reino Unido fuera delito ser homosexual, me gusta tanto que la película se centre en Alan Turing como persona y no sólo en Alan Turing como matemático. Así, creo que The Imitation Game es un gran homenaje a todas las personas que pagaron las consecuencias de ser distintos a los demás. Porque, mientras veía la película, yo no dejaba de pensar en cuantos Alan Turing hubo en aquella época, cuanta gente que, como él, fueron perseguidos por algo tan intrascendente como que les gustaban las personas de su mismo sexo. Y si hay algo que nos enseña la historia de The Imitation Game es que los intolerantes no atienden a razones y lo mismo acaban con la carrera de un brillante científico como fusilan a un genio de la literatura de la talla de Federico García Lorca. Ya de paso, si queréis terminar de indignaros, os invito a buscar información sobre Joan Clarke (Keira Knightley) quien también sufrió las consecuencias de ser inteligente en una época en la que no se consideraba que las mujeres pudieron serlo.

Supongo que a muchos éstas no os parecerán razones suficientes para ir a ver esta película ya que películas que hablan de injusticias, hay muchas. Así que os voy a dar otro motivo: Benedict Cumberbatch. Como ya he dicho antes, esta interpretación le ha puesto de lleno en la carrera por los premios de cine más importantes del año. Va a ser difícil porque tiene que competir con Michael Keaton y Eddie Redmayne pero nunca se sabe. Lo que si queda claro es que su interpretación en The Imitation Game es de las que hacen que un buen actor se luzca y Cumberbatch, que lo es, se luce de sobra. La caracterización no es especialmente llamativa ya que no ha habido que hacer cambios sustanciales en la anatomía de Benedict Cumberbatch para meterse en la piel de Alan Turing, así que el darle veracidad al personaje viene de la mano del talento del actor y, aunque este personaje tenga ciertas semejanzas con Sherlock (ambos tienen rasgos del síndrome de Asperger), la complejidad de Alan Turing y los desafíos a los que se enfrenta a lo largo de su vida conllevan que la interpretación de este personaje no sea nada fácil. Sin entrar en detalles, la parte final de la película es de las que te dejan con un nudo en la garganta y eso es gracias a la interpretación de Cumberbatch.


El resto de los actores, aunque no tienen el mismo protagonismo que Benedict Cumberbatch, cumplen de sobra con lo que se espera de ellos. Me hubiera gustado más relevancia para Keira Knightley aunque con lo poco que sale, nos demuestra, una vez más, que es una actriz que parece hecha para interpretar papeles de épocas pasadas. Entre el resto de secundarios a destacar Mark Strong (eso es presencia y lo demás, cuentos chinos) y Matthew Goode, quien, por no perder la costumbre, destila elegancia por los cuatro costados.

Como os podéis imaginar, The Imitation Game me ha gustado bastante. Me gusta por su estructura, en la que conocemos la historia a posteriori de la mano del propio protagonista, me gusta por su ambientación y su gusto clásico y me gusta mucho por Benedict Cumberbatch pero, sobre todo, me gusta mucho por poner sobre la mesa que las injusticias no discriminan y que a los intolerantes les da igual quien seas porque en el momento en el que te salgas de la línea, van a ir por ti. Qué la disfrutéis.

PD: he leído algún que otro artículo en los que la gente se indigna porque la película no es estrictamente real y se modifican varios detalles de la vida de Alan Turing para que la película quede "más bonita". No os hacéis una idea de la pereza que me da toda esa gente que se pone a analizar una película de esa manera porque no se de que modo hay que hacerles entender que una película, independientemente de los hechos que narre, es ficción. Nos puede gustar más o menos lo que cuenta y puede ser más o menos acertada con la realidad pero, si muchas veces, aceptamos que las noticias que vemos en los medios no son fidedignas ni se ajustan a los hechos a la perfección ¿por qué vamos a exigírselo a algo que es ficción?.

Otras críticas de El Club del Cinéfilo que os recomiendo leer:

Frickyblog
Coleccionista de Instantes Cinematográficos
Todo desde mi Sofá
Cine de Patio
Constantcine
Aleucine
Ocio en Pocas Palabras
Comunidad Ravenheart
Calle Baker

2 comentarios:

  1. Ole pedazo de crítica, y te lo dice uno de los que les hubiera gustado que se centraran más en los hechos que no en el personaje (es que los ingeniero somos muy quisquillosos preferimos la computadora que el genio que la fabricó) pero sin duda considero que Descifrando Enigma es una muy buena película, pero le falta a mi modo de ver grandeza,

    Un saludete!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues lo que acabas de decir seguro que tiene mucho que ver con tu percepción porque, al fin y al cabo, cuando vemos una película nos influye enormemente nuestra propia personalidad y por eso, aunque hemos visto la misma película, nos hemos quedado con cosas distintas.

      Coincido con lo de la grandeza, me ha gustado mucho pero le falta la chispa que distingue entre buenas películas y grandes películas.

      Muchas gracuas por la vista, Alejandro.

      Eliminar