Seguidores

miércoles, 7 de enero de 2015

Corazones de acero-Fury (David Ayer, 2014)



Aunque hace más de 70 años del inicio de la Segunda Guerra Mundial, es innegable el tirón que esta época histórica sigue teniendo para los productores cinematográficos. De este modo, en 2014 se han estrenado un buen número de películas cuya trama se desarrolla en esos años y para muestra, la última película de Brad Pitt, Corazones de acero.


Abril de 1945. El fin de la guerra se acerca pero los alemanes no se van a dejar ganar fácilmente. Lo saben bien el sargento Dan Collier (Brad Pitt) y sus hombres, quienes seguirán peleando hasta el fin a bordo de un tanque llamado Fury.



Voy a empezar la crítica por el principio de todo y lo primero que hay que criticar es el título. Nunca entenderé esa maldita manía de cambiarle el título a las películas. Fury significa Furia o ira y el nombre de la película está muy bien elegido por varios motivos además de por ser el nombre del tanque en el que combaten los protagonistas. Personalmente, el título español me parece de lo más ridículo e innecesario pero es ya tan habitual que se hagan estas cosas que ni me extraña.


Criticado el título, vamos a criticar lo demás, que hay bastante que comentar. Dirige David Ayer, un director al que apenas conocía pero del que tenía buenas referencias. Lamentablemente, yo no os las voy a dar tan buenas. Tengo que reconocer que sólo he visto otra de sus películas, la prescindible Sabotage, y me cuesta mucho creer que sus trabajos anteriores sean mucho más decentes cuando en ambas películas veo fallos muy similares. Por ejemplo, los ridículos diálogos entre machitos cargados de testosterona. Ese tipo de diálogo me funciona en una producción tipo Los Mercenarios pero en una cinta que pretende ser tan seria como Corazones de acero, acaban dándome vergüenza ajena.

Estos diálogos tan absurdos no son más que uno más de los fallos que tiene un guión que acaba resultando previsible, que por momentos tiene poca garra y que, globalmente, resulta excesivamente alargado. Y la cuestión es que, al principio, la película pintaba bastante bien, retratando la crudeza de la guerra a base de una buena fotografía y una factura sobria y muy acorde al tema tratado pero, a medida que nos vamos acercando al desenlace, los aciertos del principio se van diluyendo para acabar cayendo en un montón de tópicos propios del cine más heroico.

Y entre los tópicos, destaca el planteamiento y desarrollo de los personajes principales. Brad Pitt es el hombre duro y experimentado forjado en mil batallas, al que sus subordinados admiran y siguen hasta el final. Logan Lerman es Norman, un recién llegado que no parece tener hueco en el escuadrón de machotes y que acabará estableciendo con el personaje de Brad Pitt la típica relación paterno-filial, demostrando, al final, que tiene lo que hay que tener para estar dentro del Fury. En lo que se refiere al resto del escuadrón, tenemos a Michael Peña, quien da el ineludible toque étnico, Jon Bernthal, en el papel del toca-pelotas del grupo y Shia LaBeouf,  quien es la sorpresa positiva de la cinta y cuyo personaje es el más difícil de catalogar porque ser el más realista y consecuente. Y es que, precisamente, realismo es lo que le falta a estos personajes porque están demasiado encasillados en su papel y cuando evolucionan, lo hacen tan de repente (como le sucede al personaje de Logan Lerman) que no resulta creíble.

Los personajes son tópicos pero el clímax de la película, también lo es y esa acaba siendo la puntilla que termina por cargarse todo lo bueno que tenía Fury. Era evidente que en una cinta bélica de estas características tenía que haber el típico gran momento heroico pero la manera de resolverlo es tan poco innovadora y, sobre todo, tan previsible, que la resolución de la historia acaba provocando hastío. 

Fury empieza bien pero se deja llevar por todos los clichés habituales del cine bélico más heroico y se acaba hundiendo irremediablemente en el momento en el que llegan los momentos más intensos. A nivel técnico es bastante destacable, pero la debilidad del guión y los personajes tan estereotipados le impiden ofrecer algo estimable.

Más críticas de El Club del Cinéfilo:

Delirios, literatura, cómics y películas
Coleccionista de Instantes Cinematográficos
Aleucine
Cine de Patio
Constantcine

4 comentarios:

  1. Vaya, pues le tenía ciertas ganas a ésta película por lo poco que se estrena del género bélico, es una lástima que no haya salido bien finalmente, de todos modos la semana que viene a por la que me lanzaré en cuanto pueda es a por Birdman.
    Saludos.
    http://tododesdemisofa.blogspot.com.es

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Incluso antes de ver Fury, también elegiría antes Birdman porque tiene una pintaza genial.

      De todos modos, si te gusta el género bélico, dale una oportunidad a esta película, que a lo mejor a ti te gusta más que a mí.

      Saludos y gracias por pasarte :)

      Eliminar
  2. Bueno, pues ayer vi Fury. Y me ha dejado sensaciones encontradas, porque hay cosas que me han gustado como la factura de la película y las interpretaciones de los protagonistas (especialmente Shia); pero hay otras que me han "matao" como ciertos diálogos a los q haces referencia, esos tanques que parece que disparan rayos láser más q balas o la parte final.
    Gran entrada
    Bicos
    krtles

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Menos mal que según va viéndola más gente veo que hay unos cuantos que pensáis como yo, que ya estaba empezando a dudar si era yo y que se me había atragantado la película. De los rayos láser no he mencionado nada en mi crítica porque había errores mucho mayores en los que fijarse en comparación con algo que es casi anecdótico a nivel del desarrollo de la cinta pero es algo tan incomprensible (e inexplicable) que terminó de sacarme por completo de la película.

      Gracias por la visita, besotes

      Eliminar