Seguidores

jueves, 31 de octubre de 2013

Especial Halloween: this is my Halloween




Algunos dirán que es absurdo (incluso indignante o incomprensible) celebrar una fiesta importada de Yankeelandia pero, en mi caso, me siento más identificada con esta celebración que con muchas otras de las de toda la vida que ni entiendo ni comparto y, sin embargo, respeto. Así que, sintiéndolo mucho por todos esos puristas que aborrecen Halloween por no ser de aquí, yo lo celebro (y disfruto) desde hace años y pienso mantenerla en mi calendario de fiestas de guardar durante mucho tiempo.

Además de la decoración, las chuches y salir disfrazado, los fánaticos de Halloween solemos elegir cuidadosamente la selección de películas y música que vemos y escuchamos en estos días.  Cada año hay elementos nuevos en la selección pero hay varias que, año tras año, vienen con la calabaza bajo el brazo. Aviso, ni son las más terroríficas ni son las más típicas de la época, simplemente son mis clásicos de Halloween igual que La Jungla de Cristal (John McTiernan, 1988) es uno de mis clásicos navideños (y lo digo totalmente en serio ¿eh?).



Sleepy Hollow (Tim Burton, 1999):




Si digo que tengo debilidad por Tim Burton, probablemente me quedaría corta ya que, a pesar de que sus películas son cada vez menos apreciadas, yo no falto a mi cita con él en el cine para seguir disfrutando de su cine. Siempre he dicho que nadie hace los cementerios como Tim Burton y adoro su gusto por darle un toque de horror gótico a casi todo lo que hace. Y de eso vamos a tener en mucho en  Sleepy Hollow. Eso y muertes truculentas, jinetes sin cabeza y Johnny Depp. Es probable que con el tiempo Sleepy Hollow acabe haciendo tándem en mis visionados halloweneros con Dark Shadows, que ni de lejos tiene el mismo nivel pero desde el primer visionado se ha convertido en uno de mis guiltys más guiltys de los últimos años.


Los Cazafantasmas (Ivan Reitman, 1984):


Si alguien no conoce esta película, que haga el favor de dejar de leerme y se ponga a verla ya, porque casi debería de estar penado por ley no haber disfrutado nunca de esta ochentada. Lo mismo es aplicable para el que no sienta deseos de bailar cada vez que oye su famosísima canción:



La peli es cierto que no da nada de miedo, en realidad seguramente haya unos cuantos que la consideren hasta infantil pero a mi me ha acompañado desde la más tierna infancia y la tengo un pedestal, hasta el punto de que el año pasado no me llegó con verla sino que también me disfracé de Cazafantasma en Halloween (oh, yeah).


Thriller (John Landis, 1982):



Hay traumas infantiles y luego está el que tuve yo durante muchos años con este vídeo. De hecho, el miedo a los zombies lo tuve hasta que me atreví a ver La noche de los muertos vivientes (George A. Romero, 1968) y ya vi que la cosa no era para tanto.


Noche de miedo (Tom Holland, 1985):



La descubrí una noche de Halloween hace ya unos cuantos años y desde entonces me parece  imprescindible. Nada que ver con el bodrio perpetrado hace un par de años con Colin Farrell encabezando el reparto, que a pesar de tener su punto como vampiro no le llega ni a la suela de los zapatos a Chris Sarandon.


Pesadilla antes de Navidad (Henry Selick 1993):


Alguno dirá ¿otra película de Tim Burton? Pues sí, es mi ranking y pongo lo que me da la gana pero, y todo hay que decirlo, la película no la dirigió  él aunque es innegable que la su mano es totalmente visible (y por eso la inmensa mayoría de la gente la consideran de él, claro).

El caso es que esta es una película comodín porque te vale para Halloween y para Navidad por lo que yo suelo verla a finales de noviembre y así quedo en paz.



Esta es mi lista y, por ello, totalmente personal pero como para gustos los colores, la siguiente entrada del blog hará un repaso a las mejores películas de terror de todos los tiempos para que no os falten ideas para pasar una noche.. de miedo…
 

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario