Seguidores

viernes, 5 de diciembre de 2014

Cuando despierta la bestia (Jonas Alexander Arnby, 2014)



No sé por qué, pero llevo una buena temporada algo obsesionada con el cine protagonizado por licántropos y, por eso, cada vez que me entero de un nuevo proyecto relacionado con este tema, inmediatamente comienza a interesarme. Así, no pude evitar que se me pusieran los dientes largos cuando descubrí la existencia de Cuando despierta la bestia. El principal problema con el que me encontré era que me iba a tocar esperar una larga temporada hasta que pudiera echarle mano (ni de lejos llegaría a las salas de cine de mi ciudad una películas como esta) pero, a veces, los astros se alían a tu favor y una de mis webs de cine de terror de cabecera, Aullidos, organizó un sorteo en el que regalaban códigos para poder ver online esta película. Y me tocó.


Últimamente la vida de Marie (Sonia Suhl) no está siendo muy fácil. Es “la nueva” en el trabajo pero lo más preocupante es que su cuerpo está experimentando unos extraños cambios y tiene la sensación de que la gente la mira con recelo o, incluso, miedo. Y la cuestión es que no sabe por qué pero sí que tiene la certeza de que todo está relacionado con su madre, quien lleva años postrada por una extraña enfermedad.



No soy ninguna experta en terror nórdico (ni en cine de esas latitudes, en general) pero lo que he visto me ha servido para formarme la idea de que es un cine de factura muy elegante y, sobre todo, muy sobrio y Cuando despierta la bestia es una digna representante de estas características tan genéricas. Si buceáis un poco por la red, veréis que son muchos los que establecen una cierta analogía entre esta cinta y la sueca Déjame entrar porque tienen semejanzas formales y  ambas tratan de una manera muy similar el componente sobrenatural de la historia. Analogías aparte, lo que queda de manifiesto es que el cine nórdico, gracias a cintas como la de Tomas Alfredson o a la trilogía Millenium, está cada vez más presente en nuestras salas de cine y es algo por lo que los aficionados al cine debemos alegrarnos.


Cuando despierta la bestia es una película cuya protagonista es un licántropo pero no es una película de licántropos. Me explico. Sabemos lo que es Marie pero la película no gira en torno a ello, de hecho, no asistimos a espectaculares transformaciones bajo la luz de la luna  como suele ser habitual en este tipo de cine, es todo más sutil (unas uñas que crecen, unos ojos que cambian) e, incluso, ni siquiera se busca focalizar en los ataques de la criatura ya que se producen a gran velocidad, con lo que casi ni se llegan a ver, u ocurren fuera de cámara. Vamos, que podríamos decir que Marie es licántropa igual que podríamos decir que es callada, es una característica de su persona que resulta ser más importante que otras sólo por el mero hecho de que puede ser potencialmente mortal para los que la rodean pero ello no implica que la película se vaya a centrar única y exclusivamente en ello.
¿Qué nos ofrece Cuando despierta la bestia? tenemos una película con un reparto interesante (entre otros, veremos a Lars Mikkelsen, Sonja Richter o Jakob Oftebro) una buena factura técnica y un tratamiento del tema del licántropo desde un punto de vista bastante innovador pero, aun así, no es suficiente para decir que estamos ante un título estimable ¿por qué? Pues la cuestión es que Cuando despierta la bestia acaba resultando demasiado fría. Quizá es que estoy muy acostumbrada a ver licántropos de sangre caliente o, simplemente, que la película se deja imbuir por el ambiente que reina en el lugar en el que se desarrolla la trama y es como si el clima extremo del pueblo costero en el que está ambientada la película traspasase la pantalla. No lo sé, pero lo que tengo claro es que a esta película le añadiría brutalidad y le quitaría sobriedad.


A pesar de todo, creo que Cuando despierta la bestia es bastante recomendable. Ofrece un punto de vista lo suficientemente distinto como para que pueda atraer a los que disfrutan de este tipo de películas y, además, tiene unas cualidades visuales que resultan lo suficientemente gratas como para merecer ser visionada.

2 comentarios: